Tobillo superstar

Estándar

El martes pasado actualicé el blog por última vez. Tras escribir la entrada sobre trabajo en equipo hice clic en la página “¡Comentad, comentad, malditos!”. Para mi sorpresa, la página no apareció, así que tuve que hacer obras en las entrañas del blog. Fueron un par de nimiedades y al final todas las páginas eran visibles con normalidad. Mientras las revisaba me di cuenta de que no estaban actualizadas, así que me puse a ello. La que más edición necesitaba era “Acerca de”, con los cambios de trabajo y unos retoques a la parte sobre mi confesa adicción/afición: el voleibol.

Esa misma tarde, fui a jugar al voleibol, como todos los martes. La diferencia fue que me lesioné de lo lindo. No estaba jugando un punto decisivo para seguir luchando por un partido, ni nada épico que se le asemeje. Estaba rematando por tres en un entrenamiento. Lo primero es que no tenía que estar rematando por tres, porque soy muy bajita (jugamos con red a altura de liga masculina). Pero como soy relativamente rápida (dentro del grupo del entrenamiento), me pueden colocar bolas cortas y jugarlas no con potencia, pero con picardía. Nic, que estaba colocando, es un buen amigo y como hacía mucho que no nos veíamos, cada vez que podía, me colocaba una bola jugosa. Esta fue la primera que me colocó para jugar por el centro. Bendita la hora. La bola se quedó más corta de lo normal, así que tuve que tratar de salvarla recurriendo a un toque de volley playa: el gancho.

Llegué forzada y caí forzada. Tanto que el pie derecho se me torció completamente. Creo que el tobillo llegó a tocar el suelo. El dolor fue brutal y sabía que esta no iba a ser como las demás torceduras que había tenido en el pasado. La más reciente, exactamente hace un año, aunque en esa ocasión sí que estaba jugando un punto serio y no simplemente tratando de alimentar mi ego.

Para mi desgracia, la torcedura es muy seria. No hay rotura, pero llevo 5 días de reposo y la hinchazón solo ha comenzado a bajar. Ayer, cuando creía que lo cosa no podía ir a peor, me di cuenta de que la piel que rodea los dedos del pie no tenía casi sensibilidad y que el moratón se estaba extendiendo a esa zona. No suelo ser muy alarmista, pero ayer confieso que pequé. La primera palabra que se me pasó por la cabeza fue “gangrena”, así que con la idea de poder perder alguno de mis queridísimos dedos del pie derecho, me fui corriendo (figuradamente, por si queda alguna duda) al hospital.

Allí mi alarmismo fue creciendo de forma directamente proporcional a la extensión del moratón. Tras casi 5 horas de papeleo, seguros, triage y Saturday Night Life, por fin me pasaron a urgencias. Un minuto después, unos policías trajeron a un vagabundo que estaba durmiendo en el metro y pusieron su camilla frente a la mía. El señor no dejaba de gritar y como yo era la única paciente que veía, cada vez que un médico me preguntaba algo o me revisaba, me gritaba improperios y me ponía como ejemplo del racismo y la discriminación que estaba ocurriendo en urgencias.

Al final la doctora me mandó a casa a seguir en reposo estricto y poniendo hielo en la zona porque mi torcedura era “muy fea”. Como ellos no podían hacer mucho más, me pasó el número de un ortopeda al que tengo que ir a visitar cuanto antes.

Volví a casa más tranquila, con la gangrena fuera de mis pensamientos, pero haciéndome a la idea de que las muletas van a formar parte de mi cuerpo durante un buen tiempo. Se acabó el volley durante una buena temporada. Creo que el yoga será una buena alternativa, aunque tampoco podré volver tan pronto como a mí me gustaría. ¡Qué mal llevo el reposo!

Anuncios

Un comentario en “Tobillo superstar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s