Más sobre el nómada de Nueva York

Estándar

Hoy ABC ha publicado en su contraportada una de mis historias. Se llama «Vivir de sofá en sofá» y cuenta las aventuras de Ed Casabian, también conocido como el Nómada de Nueva York. En el reportaje os explico algunos de los detalles sobre el proyecto al que Ed ha dedicado más de un año de su vida: vivir cada semana en un barrio diferente de Nueva York. Por problemas de espacio nos hemos dejado en el tintero algunas anécdotas y otros detalles que creo que ayudan a conocer mejor a este nómada metropolitano del siglo XXI y que voy a compartir aquí.

En el artículo hablo de que una de las sensaciones que más añora Ed es la de «volver a casa», especialmente después de pasar una noche de fiesta o estar de viaje en alguna otra ciudad. Una anécdota que no pasó la criba es la que cuenta cómo una de esas noches, al regresar a la casa donde se estaba alojando, Ed no podía creer lo que veían sus ojos. Su colchón hinchable, el mismo en el que había dormido durante casi 8 meses y al que no le había tenido que poner ni un parche, estaba completamente destrozado. «No creo que lo hiciera Alfie», dijo la dueña de la casa refiriéndose a su perro, pero las marcas de dientes y pezuñas no dejaban lugar a dudas. Para Ed ese colchón se había convertido en una especie de tótem, un fetiche que representaba todo aquello que nunca creyó que pudiera conseguir. «Al principio nunca pensé que pudiera cumplir el “proyecto”», confiesa, «y el hecho de tener que dormir cada noche en un colchón hinchable era parte de ese reto que pensé que no iba a superar». Sin resentimientos hacia el can, Ed compró un colchón nuevo -según él ni remotamente tan bueno como el anterior-, no sin antes intentar que AeroBed, la marca que lo había fabricado, lo esponsorizase. «Esa cama no es para usar como una cama en la que dormir cada noche» fue la respuesta de la compañía.

Otro aspecto que tampoco hemos podido explorar con la profundidad que me hubiera gustado es el de la familia de Ed y cómo han asimilado la idea de que su hijo cambie de dirección cada semana. Ed me comentó que sus padres acogieron la idea con algo de recelo. «Mi madre me llamaba cada hora para ver si estaba bien. Con el tiempo la frecuencia bajó a una vez por semana y ahora sé que lee mi blog», detalla. Y es que Ed comparte todas sus experiencias en Tumblr, Facebook y Twitter; y utiliza Foursquare para decir dónde está en cada momento. «Al principio solía hacerme el “mayor” de las casas en las que me quedaba, pero me di cuenta de que no se puede compartir todo», relata.

Una de las veces que charlé con Ed, este me dijo con algo de sorna que no le había hecho la pregunta que todos quieren saber: cómo se las apaña para tener citas. El artículo que publicó el «New York Times» sobre su historia hacía especial hincapié en este aspecto de su vida y es que la cultura del «dating» está más enraizada en la vida de la ciudad que incluso la locura que supone buscar alojamiento. Ed tiene algunas historias que contar sobre citas, pero de todas las que ha acumulado lo que recuerda con más humor es lo incómodo que le hizo sentir uno de sus anfitriones cuando le dijo que no había ningún problema si se quería traer a alguien a casa. Ed reconoce que este es quizá el aspecto en el que más ha cambiado su vida, porque antes dedicaba todo su tiempo a su pareja y ahora su vida es mucho más socia. La ruptura con su anterior pareja, por cierto, fue el detonante de esta aventura que está a punto de concluir.

El principal interés de Ed es conocer personas con las que intercambiar historias y que le ayuden a descubrir los lugares más recónditos de la ciudad. Y precisamente con esta idea, Ed fundó su iniciativa en SoundCloud, la plataforma social de sonido donde Ed publica cada semana una entrevista con la persona que considera más interesante de cada barrio en el que reside. «Generalmente son personas mayores, gente que ha pasado toda su vida en la ciudad y que son testigos de cómo ha cambiado», detalla.

Ed está a punto de completar su turné por 52 barrios de Nueva York. Una vez que lo haya conseguido, podría continuar su aventura en muchas direcciones. Una de las ideas que ha rondado su mente desde que los medios internacionales empezaron a interesarse en su historia es la de lanzar el proyecto a nivel internacional y continuar su nomadismo, esta vez de país en país. Ed también ha pensado en convertirse en el nómada de Estados Unidos y viajar cada semana por una ciudad o un Estado del país. Pero para embarcarse en una nueva etapa, Ed prefiere haber cerraado primero la anterior. Sea como sea, la historia de Ed se ha hecho un hueco en bizarro olimpo de personajes y estrellas que moran por las calles y avenidas de Nueva York y desde aquí le deseo mucha suerte como nómada o lo que venga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s