Tienda de libros de cine 8 ½: «El cine también se lee»

Estándar

La tienda de libros de cine 8 ½ completa la oferta cinematográfica del barrio de Argüelles. Su dueña, María Silverio, explica las claves de su éxito

Las paredes de 8 ½ no existen. Han quedado escondidas tras altísimas estanterías repletas de libros, a cuyos pies descansan banquetas sin las cuales los lectores no podrían alcanzar los estantes más altos. Y las columnas, tan estrechas que parecían imposibles de aprovechar, han sido invadidas por pequeños marcos. En unos hay fotos de personajes clásicos del celuloide. En otros, ideas plasmadas por directores y actores actuales. «El cine también se lee», escribió Pedro Almodóvar en una de esas hojas. Lo hizo en una hoja blanca, en letras grandes y a petición de María Silveiro, dueña de 8 ½, emblemática tienda de libros de cine en el barrio de Argüelles.

– Foto de Lanetro.com

María, licenciada en Ciencias Políticas, y su marido, antropólogo social, se hicieron cargo de la tienda de cine del Alphaville hace 17 años. El pequeño comercio ocupaba un local en el sótano de las salas, situadas en la calle Martín de los Heros, y estaba regentado por un amigo de la pareja. Cuando este dejó el negocio, el matrimonio tomó el testigo.

Muchas cosas han cambiado desde entonces. La tienda tuvo que cambiar el local de los cines por uno que pudiera tener un horario comercial más accesible. «Solo podíamos abrir cuando había pases de películas. No por las mañanas», comenta María. Por eso se mudaron primero a un establecimiento una manzana más arriba en la misma calle y después, hace algo más de ocho años, al local frente a los cines que una vez fueron su hogar y que hoy ya no se conocen como Alphaville, sino Golem.

Después de casi una década 8 ½ se ha convertido en una institución en el barrio que completa la oferta cinematográfica de la zona. A unos metros de 8 ½ se hayan la mayoría de los cines que ofrecen películas en versión original en la capital. Y el público de esas películas también es la clientela de este negocio. «Nuestro gran éxito evidentemente es estar aquí, tan cerca de tantos cines. Y también el hecho de que seamos una librería de fondo dedicada al cine», apunta la dueña.

Cuando nació, 8 ½ era una librería tradicional sobre cine. Hoy es una librería a la última: editorial propia, talleres y clases como una Escuela de Guión dirigida por Alicia Luna; ventas por internet, perfil en Facebook y un blog en el que escriben todos los empleados de la librería y que se actualiza semanalmente. «El blog se llama “El cine también se lee”. Le pedimos a Almodóvar poder usar la frase, que es buenísima, y accedió», explica María. Cuando le preguntan sobre cuándo 8 ½ tendrá un perfil en Twitter responde: «Cualquier día»; y es que 8 ½ se ha sabido valer de las nuevas tecnologías desde sus orígenes. «Ya en Alphaville teníamos una página web», destaca.

¿Y qué es lo último? Una cafetería. Es una barra pequeña y hay pocas mesas, pero le da un encanto añadido al lugar. La cafetería, inaugurada en la navidad de 2009, aún no ha sido presentada oficialmente. «Preferimos que la gente la vaya conociendo», revela María. La cafetería se llama Via Margutta, calle de Roma en la que vivieron Fellini y Giuletta Masina. El nombre de la tienda también debe su origen a la película homónima del director italiano, tan de moda hoy por «Nine», adaptación musical de la cinta de 1963. «¿El nombre? Fue hace tanto que no me acuerdo bien. Nos pareció gracioso. A nosotros nos ha gustado siempre mucho el cine», explica María.

María confiesa: «Nunca pensamos que llegaríamos a esto. Pero poco a poco». Seguro que los hermanos Lumière cuando presentaron la primera película de cine en 1895 tampoco imaginaron cuánto crecería su invención. Y el cine seguirá creciendo. Y mientras haya cine, habrá 8 ½.

Cuestión de arte

8 ½ es una librería sobre el séptimo arte y lo muestra en cada detalle. Uno de los más llamativos para los viandantes es la decoración de sus escaparates. Como si de un decorado de cine se tratase, las ventanas del establecimiento se llenan de detalles relacionados con una película. Actualmente se trata de Sherlock Holmes, la última cinta de Guy Ritchie. María explica que la idea de decorar los escaparates nació en la tienda, pero que pronto creció: «Fue algo que comenzamos haciendo nosotros y luego empezamos a hacerlo con los directores o distribuidores que conocíamos». Hoy las productoras se ponen en contacto con ellos y les proporcionan material sobre las películas, como imágenes o algún objeto, pero María explica que lo que falta para completarlos lo meten ellos. En este caso: unos guantes de piel, una chistera y un pequeño violín. «Son cosas que tenemos por casa», añade.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s