Google, el gran imperio del siglo XXI

Estándar

En el siglo XV, España comenzó una singladura de colonizaciones que arrancó con el descubrimiento de América. Ese fue el origen del imperialismo. Actualmente somos testigos de una nueva variedad de imperialismo, pero no a nivel de naciones, sino a través de la red; y la gran metrópoli es Google.

Google comenzó a gestarse en 1996 como un sencillo motor de búsqueda de información en páginas. Hoy la empresa, cuyo lema es «Google, no seas malo», es la más importante de servicios en internet y un gigante de expansión imparable.

Google se ha convertido en una concentración de poder sin parangón en la historia, resultado de una ambiciosa carrera por competir con calidad en todos y cada uno de los campos existentes en la red. Esa competición, a veces feroz, le ha granjeado cuantiosas enemistades. Las más sonadas con países como China e Irán, irritados por la libertad de información y expresión que Google posibilita. Y otras, las más naturales, son las rencillas con compañías del sector como Microsoft o recientemente con Facebook, ya que su nueva herramienta Google Buzz, pretende hacerlo más social.

El mayor poder del imperio Google es su ambición. Google no ha dejado de intentar revolucionar internet desde que nació. Lo hizo con su buscador, su correo, con la adquisición del canal de vídeos YouTube, y con herramientas como Google Maps y Google Earth. Pero la gran revolución de Google está por llegar. La empresa de Mountain View ha anunciado la creación de un sistema operativo, de igual nombre que su navegador de internet: Chrome; y que va a ofrecer conexión a internet de muy alta velocidad a medio millón de clientes de EE.UU., iniciativa que cuenta con el beneplácito de las autoridades estadounidenses.

Tanto poder atrae hacia sí las miradas del mundo entero y las mantiene a la espera de un movimiento en falso de la compañía, porque la Historia ha probado que el poder corrompe. Y si una empresa con tanto poder juega con él, corre el riesgo de perder la confianza y credibilidad que ha recolectado tras años de sembrar buen hacer. Google, no seas malo.

Eric E. Schmidt, Sergey Brin y Larry Page

* Con teclear en la barra de buscador de Google “google don’t be evil” aparecen cientos de referencias a las maldades de la compañía. Una que me ha parecido especialmente interesante aparece en la página de Yago Arbeloa, quien se fija en el hecho de que Google cobra en euros por AdWords, pero paga en dólares por AdSense.

Para estar al tanto de las últimas noticias sobre Google, The Times habla de una investigacion preliminar antimonopolios lanzada por la UE contra Google por las quejas de varias empresas que acusan a Google de hacer de menos a sus potenciales competidores.

Y, cómo dicen en AdRandts, “Don’t be evil” es una afirmación, no un estilo de vida.

Anuncios

Un comentario en “Google, el gran imperio del siglo XXI

  1. sinbalas

    No hay nadie que pare a Google, y debemos aceptarlo como nuestro nuevo lider…… “Google”…….., ya es movimiento universal es el de la palabra (comunicación), …saludos …sinBalas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s