«Nada» de Carmen Laforet

Estándar

Hace unos meses que comencé a leer «Nada», pero por unas cosas u otras, nunca cogí el ritmo adecuado para leer esta novela. Cada libro tiene un ritmo, una cadencia a la que debe ajustarse la lectura; y la lectura entrecortada propia del transporte público no me iba a dejar exprimir «Nada» como se merecía. Lo dejé. La noche del 6 de enero tuve la oportunidad de resarcirme.

Esa noche no tenía planes. Después de haber escrito vía sendu a todos mis amigos y que ninguno tuviera un ápice de ganas de fiesta tuve que buscar un plan alternativo. El día 5 habíamos salido hasta muy, muy tarde; así que era consciente de que estaría de vigilia hasta que amaneciera. Me propuse aprovechar la noche. Decidí mi plan: leer el primer Premio Nadal la noche en que se fallaba el mismo y 44 años después de que Carmen Laforet lo recibiera por «Nada».

«Nada» cuenta la historia de Andrea, una chica de provincias que llega a Barcelona para estudiar Letras. Allí vivirá en la calle Aribau con la familia de su fallecida madre, formada por su abuela, sus tíos Román y Juan, la mujer de Juan, Gloria; una criada y varias mascotas: un perro, un gato y un loro. Andrea se incorpora a una familia que, como la casa que habita, huele a cerrado, a viejo, a podrido.

La familia de la calle Aribau vive marcada por las penurias de la posguerra, principalmente la escasez de dinero, el hambre, la parquedad espiritual, la religión y las riñas entre hermanos. Y el carácter de sus miembros convierte el entorno en un polvorín: irascible, lleno de miedo, remordimientos y odio. El odio que corroe esta familia es el más hiriente de todos: el fraternal, aquel que nace de detestar a la familia porque nos es impuesta y porque sus miembros conocen tan bien nuestras desgracias que no se puede soportar.

En contraste con su familia y su anquilosamiento, Andrea conoce en la Facultad a Ena, una chica vital y atractiva que despierta en Andrea la curiosidad de la amistad y la vida juvenil de la Ciudad Condal.

– Carmen Laforet en una foto de archivo

Los problemas aparecen cuando esas dos vidas paralelas que Andrea mantiene se cruzan: Ena conoce a Román, el tío sibilino y manipulador de Andrea que, además, había sido espía durante la Guerra Civil y músico de cierto renombre en los círculos barceloneses.

«Nada» es un libro intimista y reflexivo que a través de los ojos de una joven estudiante mira a su familia, a su entorno y por extensión a la España de posguerra, una España con dos caras marcadas: la tradicional, amargada, hambrienta y empobrecida; frente a la joven, adinerada, culta, abierta y extrovertida. Andrea se encuentra en medio, con problemas para compaginar sus influencias y mantener la cordura dentro de una caja de grillos. Esto propicia algunas de las situaciones más complicadas para Andrea, como la fiesta a la que es invitada por Pons y en la que conoce a su familia, rica y de origen burgués.

– El cuadro de Egon Schiele, La esposa del artista, se ha utilizado

para representar a una Andrea exageradamente delgada

La historia de Andrea me ha recordado a los arquetipos de la adolescencia, a la búsqueda de nuestro lugar en el mundo y lo difícil que resulta comprender a los «mayores» cuando se está naciendo a la vida adulta. La fascinación inicial deja rápido paso al análisis frío propio del espíritu racional y crítico con el que los jóvenes reaccionan frente a los adultos.

Un papel especial desempeña en la novela la ciudad de Barcelona. En sus calles Andrea se refugia del ambiente cargado de su casa. Andrea, agradecida, dedica a la ciudad bellas reflexiones como «Barcelona, la ciudad que a mí se me antoja como palanca de mi vida»; y es Barcelona donde Andrea crece más como persona, donde aprende a relacionarse fuera de la toxicidad y nervios de la calle Aribau.

«Nada» me ha parecido una novela preciosa y positiva a pesar de toda la tristeza y grisura que rezuma, una novela de supervivencia y crecimiento; una metamorfosis kafkiana con final feliz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s