Pérdida de buenas costumbres

Estándar

Tengo pocas buenas costumbres. Muy pocas. Y cada cierto tiempo voy dejando escapar alguna de ellas para quedrme así con la sensación de estar perdiendo algo que no voy a recuperar nunca.

La primera que perdí fue la inocencia. Eso ya pasó hace mucho tiempo, pero ese detalle es lo de menos. Lo importante es que cambió de raíz la persona que era y me acostumbró a la triste decadencia de decir adiós, con pena y pasividad, a eso que me definía, pero que al parecer ya no valoraba lo suficiente como para cuidar.

A la inocencia siguieron otras costumbres o maneras, hasta llegar a hoy cuando manifiesto públicamente que he perdido la buena costumbre de escribir con frecuencia. Este blog es la consecuencia de la última llamada de socorro de mi conciencia ante ese hecho. Mientras estaba en alguno de los cursos intermedios de la Facultad me di cuenta de que me costaba encontrar las palabras exactas para expresarme. Lo cierto es que de eso me percaté hace ya tiempo, pero por vagancia no le presté más atención hasta que me urgió la necesidad. Como solución, decidí iniciar esta bitácora que, hasta hace cosa de un año, estuvo más o menos viva con actualizaciones frecuentes. En la memoria quedan ya aquellos prolíficos meses en los que me obligaba a escribir una entrada mínimo al día.

Hoy, ligeramente saturada por las circunstancias, no encuentro por ningún lado ni la motivación ni el tiempo para escribrir. Tampoco para leer, estudiar, llamar a viejos amigos, quedar con los actuales todo lo que me gustaría y viajar. Pero, ¿qué se le va a hacer?

Así que he aquí mi promesa formal de volver a escribir. Retomaré así una de esas costumbres perdidas y pondré al día este blog. A lo mejor incluso es bueno que haya tardado tanto en escribir temas que tengo pendientes como el fin del Erasmus, la búsqueda de trabajo, el comienzo de las nuevas prácticas, etcétera.

Anuncios

2 comentarios en “Pérdida de buenas costumbres

  1. johnson baby

    esta entrada comenzaba reálmente dramática. me temí que hubieses perdido otra buena costumbre.

    escribes menos pero cada vez mejor, por cierto.

  2. Señor Verde

    No te preocupes, señorita. Seguro que es solo una etapa a cualquiera le cuesta acostumbrarse al tipo de vida vampirito (y no con ello no me refiero a los extraños emos que viven bajo la bruma en Crepúsculo) como para encima continuar con las aficiones y encima escribir. Te deseo mucha suerte y espero que coincidamos algún día.
    PD: Mientras sigas escribiendo un servidor seguirá leyendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s