Oasis en Copenhague

Estándar

Ayer tuve uno de esos días que a mí me gustan: un no parar.

Me levanté temprano después de haber dormido 4 horas  tras la sacrosanta y bien merecida fiesta de fin de exámenes. Mientras desayunaba, después de haberme pegado un duchazo, veía uno de los nuevos episodios de Bones y me vestía porque a las 12 y algo teníamos que coger el tren. Habíamos quedado para ir a la Carlsberg Brewery, un enorme complejo a las afueras del centro de Copenhague en el que están tando una gran fábrica, edificios de oficinas, antiguas casas para trabajadores, como lo que hoy forma la Carlsberg Brewery en sí: una especie de museo sobre la historia de esta cerveza. La visita es muy interesante y, para los bebedores de cerveza, con la entrada te dan dos tickets que equivalen a dos consumiciones en el bar que se encuentra al final del recorrido.

Desde ahí fuimos caminando en dirección la estación de Valby y buscando por el camino algún lugar interesante para comer. Encontramos un kurdo, entramos a preguntar. “Solo tenemos comida kurda”, dijo el camarero. No sé cómo pero ya nos lo esperábamos. Nos enseñó los platos del menú y decidimos quedarnos. Dos sopas, bufé de ensalada y un gran plato de carne y dos arroces. Todo por 65 coronas, lo que equivale a un poco menos de 10€.

Cuando dejamos el restaurante fuimos a la estación, cogimos el tren a Norreport y allí el metro a Forum. Forum es una sala multiusos en el centro de Copenhague en la que se hacen los conciertos de gran embergadura como este o los de Metallica proximamente.

Cuando llegamos había ya una cola infernal. La verdad es que apuramos bastante: abrían las puertas a las 18:30 y llegamos a las 18:25. En nada la cola comenzó a avanzar. Tras un registro exhaustivo de nuestro cuerpo y bolso, entramos en la enorme sala. Faltaban aún más de dos horas para que saliese Oasis y un poco menos para los teloneros: The floor is made of lava. No eran malos, pero tampoco puedo decir que fuesen buenos y mediocre es una palabra que no me gusta utilizar…

A eso de las 21 sale Oasis al escenario. Abren con Fuckin’ in the bushes seguido de Rock&Roll Star, un tema muy movido y bueno para meter a la gente en calor. La set-list fue:

Fuckin’ in the bushes
Rock&Roll Star
Lyla
The Shock Of The Lightning
Cigarettes & Alcohol
The Meaning Of Soul
To Be Where There’s Life
Waiting For The Rapture
The Masterplan
Songbird
Slide Away
Morning Glory
Ain’t Got Nothin’
The Importance Of Being Idle
I’m Outta Time
Wonderwall
Supersonic
Don’t Look Back In Anger
Falling Down
Champagne Supernova
I Am The Walrus

Nota personal: cuando tenía 11 años compré mi primer cedé. Fue “What’s the story? Morning glory”. Ha pasado mucho tiempo y me sigue gustando. He seguido la carrera de Oasis y tengo muchas canciones favoritas entre sus temas. Lo que viene a continuación me ha costado escribirlo y me da pena que haya sido así.

La cruda realidad es que el concierto dejó bastante que desear. Los Gallagher se limitaron a hacer una perfecta ejecución de los temas que llevan tocando 15 años. Fueron sosos, sin ánimo ni espíritu. Eso si dejamos a parte las rencillas entre hermanos. Cada vez que Noel cantaba, Liam salía del escenario. Y cuando volvía, algunos idiotas del público gritaban “Liam, Liam, Liam”; así que Noel se cabreó. La siguiente vez que le tocó cantar dijo: “Muchas gracias. ¿Cómo se dice eso en Danés? Seguro que es parecido a algún sonido animal”. La gente se calló y a los que nos hizo gracia la puñalada nos reimos (extranjeros tenían que ser, debieron pensar algunos…). Ante esta reacción de Noel, el público empezó a corear “Oasis, Oasis, Oasis”. Noel, con cara escéptica y tras haber transcurrido unos seguntos, preguntó: “¿Habéis terminado ya?”. PUAH! Bofetada en la cara para todos. Solo digo que cuando la banda salió por primera vez del escenario, después de Wonderwall, la gente tardó más de 2 minutos en empezar a pedir que Oasis volviera al escenario. Eso, en un concierto, es una eternidad y la verdad es que se notaba en el ambiente la falta de entusiasmo.

El concierto duró un poco menos de dos horas y como confesión personal diré que es el peor concierto en el que he estado en mi vida. Por lo menos, el que menos he disfrutado con diferencia. Se me cae un mito. Tenía pensado ir al concierto en Madrid el 12 de febrero, pero dadas las circunstancias creo que me quedaré en mi casa preparándome para el concierto del día 13 de Travis. Eso sí que fue un concierto y no esta mierda que nos hicieron tragar. Si queréis ver un concierto de Oasis, alquilad uno grabado: la excitación y el interés es el mismo.

Anuncios

3 comentarios en “Oasis en Copenhague

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s