Solgryn, Laudrup y España

Estándar

En Dinamarca tengo poco tiempo para ver la televisión y, dada la calidad de los productos televisivos, en ocasiones me gustaría tener menos si cabe.

Uno de esos productos televisivos de calidad dudosa y un tanto ofensivo para los españoles es la serie de anuncios de Solgryn, una tradicional marca de cereales danesa, en los que aparece Laudrup. De sobra es conocida la trayectoria profesional de Laudrup en España y en gran parte por eso es adorado aquí, en su país. La miga de los anuncios es que teóricamente transcurren en España.

El primero de ellos tiene lugar en un aeropuerto, concretamente en lo que parece ser una aduana.  El aeropuerto obviamente no está en España, algo obvio al mirar los carteles, el extintor, etc.  ¡Qué poco detallistas, estos daneses! Un policía, gordo, sudoroso, con el pelo grasiento y un uniforme que recuerda a la época de Franco, abre la maleta del futbolista y encuentra varias cajas de los susodichos cereales. Asombrado, el policía le pregunta si ese es su secreto. Laudrup contesta y que sí y le dice que se quede con un paquete. A la mañana siguiente, el mismo policía le aconseja a sus tres hijos, todos vestidos con camisetas del Barcelona, que coman los cereales porque ese es el secreto de Laudrup. Mientras esto ocurre, se escucha una especie de flamenco de fondo, aunque más semejante a una canción típica de película del oeste, pero con un toque de guitarra española. Al final, vemos a uno de los niños, con cresta, comiendo una tostada con estos cereales por encima. Una joya, vamos.

El segundo, también en España, transcurre dentro de un taxi. Laudrup sale del aeropuerto y se mete en el coche. Por los colores del taxi, parece transcurrir en Barcelona. El coche es un mercedes de hace 20 años como poco y el taxista tiene un acento que no logro ubicar. El taxista instantaneamente reconoce a Laudrup y le empieza a preguntar si ha venido a por refuerzos. Laudrup dice que no, que viene de Dinamarca, pero que trae refuerzos de allí. Abre su bolsa, una diferente a la que llevaba antes, y saca una caja de cereales. Lo de los refuerzos parece ser un secreto, porque el taxista promete guardar el secreto. Un segundo después, se lo está contanto a todos sus colegas, igual de casposos, sudorosos y mal vestidos que él. Todos prometen guardar el secreto. Otra joya de la corona danesa, ¡me cagüen tó!

¿De dónde se han sacado estos daneses esta imagen más tercermundista y desagradable de España y los españoles? Todo es desagradable. Por la apariencia de la gente parece que nos estamos derritiendo. Por su comportamiento, que somos unos memos idólatras de todo lo que ha creado la baja cultura. ¿Y qué imagen dan de Laudrup? Pues la del pobre danés educado y con estilo que baja hasta la frontera con África para trabajar.

¡Estos dos anuncios me dan asco! Tanto, que cuando vuelva a España me voy a encargar de devolvérsela a estos daneses con un par de anuncios en los que aparezcan como unos rancios , enclenques, que viven en el polo norte y que no tienen educación alguna. Si nos ponemos a tirar de tópicos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s