Mercadona en Dinamarca

Estándar

Parecerá una tontería, pero para alguien que odia cocinar, tener un Mercadona al lado de casa siempre es un recuerso que se agradece. Aquí, en Roskilde y parece que en toda Dinamarca es igual, no hay nada semejante a Mercadona: un supermercado de calidad, pero barato. Tenemos Netto, que a mi modo de ver es más parecido a Día; y luego otros muchos supermercado, pero nada como Mercadona.

n1516860967_73508_4686

Bueno, la historia comienza con la fiesta de cumpleaños que le organizamos a Willy, un amigo de Brasil que es medio danés y que está aquí también estudiando -aunque no es Erasmus, ni Co-Mundus ni estudiante nacional-. La fiesta fue el viernes por la noche en mi piso, el primero de la Blue Tower. Antes de la fiesta tuvimos una pequeña cena con amigos más íntimos y durante la que trajeron a Valentina, la muñeca hinchable italiana que era nuestro regalo para Willy. Yo creo que no le hizo mucha gracia o que ni siquiera se la vio; la cuestión es que la muñeca -que, por cierto, costó un pastón- acabó la noche quemada en el suelo, pero sin mancillar. Vamos, que Valentina ha sido la muñeca hinchable más puritana de la historia.

Vuelvo a la fiesta. Sobre las 22:00 comenzó a llegar la gente, así que sacamos a las escaleras la mesa del comedor y apartamos las sillas para poder tener más espacio. En menos de media hora el comedor estaba repleto. Probablemente había más de 40 personas en una habitación que no mide más de 25 metros cuadrados. Así de apretujados estábamos, si echáis las cuentas.

La fiesta se expandió -como era de esperar- a las escaleras, tanto las que dan acceso a nuestro piso como las que suben al segundo. La gente charlaba, reía, bebía… Todos lo pasaban bien. A todo esto, por alguna razón que no recuerdo, miré al suelo y vi una bolsa de Mercadona. ¡Sorpresón! La típica bolsa de plástico que te dan al hacer la compra y que no cuesta un céntimo -en Dinamarca las bolsas cuestan pasta. No sé cuánta porque nunca he comprado una bolsa-. Me emocioné, he de reconocer. Mercadona es uno de los lugares que más me gustan de España. Vale, suena exagerado y lo sé; pero si de verdad queréis conocer la profundidad de mi inclinación y adoración a esta cadena de supermercados, no tenéis más que preguntarla mis amigos Xavi, Hugo o Ana, porque todos ellos han estado de vacaciones conmigo en lugares donde no hay Mercadona y han padecido mis comentarios conmemorativos sobre la calidad de las magdalenas, sobre los magníficos helados, el pan, los productos de baño e higiene. Yo que sé. ¡Todo! Bueno, Hugo, en vez de padecerlo, me apoyaba, porque el vive a 2 minutos andando de un Mercadona gigante, así que también conoce en profundidad sus bondades.

Ahora, esa bolsa forma parte de la decoración de mi habitación. No sé cómo llego aquí ni de manos de quién; pero sé que esta bolsa me va a compañar durante lo que me queda de experiencia Erasmus. ¡Qué bonita mi bolsita con sus letras verdes y rojitas!

Anuncios

6 comentarios en “Mercadona en Dinamarca

  1. La fiesta en la Blue Tower no estuvo mal. La calidad de la musica no era del todo mala, es mas, algunos temas eran hasta bailables. Me parecio buena idea hacer la fiesta en solo una cocina y dejar que se extendiera por las escaleras, que son un espacio dinamico (sube, baja, sube) que dan mucho juego.
    Fallo considerable: los servicios. En otras fiestas hay hasta 108 servicios a disposicion del personal, contra uno que se puso a nuestra disposicion en la Blue Tower.
    Le doy un 8.25 porque estuvo organizada con buen gusto y porque el ambiente fue en general bueno (ambiente compuesto, en gran medida, por gente de otras residencias). Fue una buena fiesta, si segnor.
    Pasaron algunas cosas desastrosas, pero esas son ajenas a la organizacion del evento, incluso al evento en si mismo.

  2. Gracias, crítico de fiestas.
    Tengo que apostillar que el detalle de los 108 servicios es complétamente falso.
    Por mi experiencia en “otras fiestas”, normalmente no hay más de dos servicios a disposición del personal: el de Michele y el de Renaud.
    Lo que sí tengo que añadir es que el único servicio que estuvo disponible estuvo en muy buenas condiciones toda la noche, algo de agradecer a los asistentes a la fiesta que lo respetaron y cuidaron.
    Sobre las cosas desastrosas, ya te digo… Aunque no solo para ti, muchacho, también para mí, como bien vaticinaste.
    Un abrazo!

  3. Joler… lo de los 108 cuartos de baño en rigurosamente cierto. Por supuesto que, por ejemplo, en Korallen, no hay más de tres o cuatro (te s’olvidó el de R.I.P.cardo Wlanko), pero habrá ALGUNA fiesta en la que haya 108 baños (si relees mi comentario, nunca me referí a ninguna fiesta en particular). No sé dónde, pero, oye, todo es ponerse.
    Somos unos desgraciados picatosta; caeremos, pero nos llevaremos al mundo por delante.
    que mal rollo tia

  4. Yo tambien apunto que hacen falta cosas mas basicas en Dinamarca como un mercadona , como por ejemplo QUE VENDAN HIELO!!!! por el amor de dos, como puede ser que no haya hielo en NINGUN supermercado ni GASOLINERAS del pais??? es una de las cosas que mas alucino…..es que no hay botellon guarro en este pais???

    :))))
    Rafa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s