Vuelta ciclista a Selandia

Estándar

Estoy muerta. Hace un par de horas que estoy en casa. Pensé que ese momento nunca llegaría.

Como ya os conté, el sábado compre una bicicleta en una subasta de la policía de Copenhague. Bueno, pues como había que estrenarla y hoy hemos tenido que ir a Copenhague a recoger la bici de Lisa, hemos decidido volver pedaleando desde la tienda de bicis hasta el campus. En total son unos 30 kilómetros.

La cosa ha empezado a la una de la tarde en la estación de tren de Tekroner, la estación del campus. Ahí hemos cogido el tren Lisa, mi bici y yo. Para montar en los trenes daneses con una bici hay que pagar un plus de 12 coronas. Yo lo sabía, pero pensaba hacerme la nueva cuando viniese el revisor. Así ha ocurrido, así he hecho. En vez de pagar una multa de 300 coronas he tenido que pagar las 12 de la bici y 40 por pagar en el tren. ¡Vaya mierda! Con lo justos que vamos de dinero aquí. De todas formas, mea culpa.

Al llegar a Copenhague hemos ido a unas tiendas de pósters a comprar eso, pósters, con los que alegrar un poco nuestras habitaciones. Yo he comprado dos: uno del cuadro Judit I, de Klimt; y otro de Galatea en las esferas, de Dalí. Estos dos se podría decir que son mis cuadros favoritos, así que me hace ilusion que sean justo estos los que me vayan a hacer compañía este año.

Después de esta parada hemos ido a la tienda de bicis. Teníamos que recoger la bici de Lisa a partir de las 15:00, así que hemos llegado a esa hora en punto. El dueño de la tienda nos ha visto cara de pobres, así que nos ha hecho un descuento por el arreglo y nos ha dado algunos consejos para conservar nuestras baratas bicis todo un año.

Después de dejar la tienda de bicis ha comenzado mi infierno.

Hemos empezado a pedalear a las 15:25. Hemos llegado a casa a las 19:25. Sí, cuatro horas de trayecto. Aunque no todo ha sido ciclismo. De camino a casa hemos parado en Ikea donde nos hemos sentado un buen rato en los sofás, hemos comprado algunas cosas que nos hacían falta y hemos tomado algo. Creo que hemos debido estar cerca de una hora.

Después de la parada en Ikea la recta final ha sido bastante dura. Han debido ser 8 kilómetros, pero la mayor parte era cuesta arriba, así que no ha sido nada sencillo.

Cuando por fin he visto el cartel de la Universidad (RUC) no me lo podía creer.

Me acabo de dar una ducha. Ahora estiraré un poco, a lo mejor subo a ver a las locas del piso de arriba y luego me iré a la cama temprano. Mañana nos espera un día ajetreado, así que tengo que descansar. ¡Vaya locura!

Anuncios

Un comentario en “Vuelta ciclista a Selandia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s