Iguales… Casi del todo

Estándar

Carlos no recuerda muy bien dónde ha leído la noticia, aunque le suena que fue en El País, pero lo que sí recuerda es que se quedó impactado con la cifra: 20 billones de células componen el cuerpo humano.

Me lo cuenta y comenzamos a hablar sobre cómo a partir de dos ínfimas células, una con forma esférica y la otra con forma de culebrilla marina cabezona, se puede llegar a tan espectacular cantidad de células. Hablamos también de que se multiplican al dividirse y de lo alucinante que resulta que cada una de esas células sepa con exactitud su función y la desempeñe en orden y concierto con el resto, creando un sistema tan complejo que me atrevería a adjetivar como perfecto. “¡Vaya creación!”, dirán algunos. “¡Vaya máquina!”, digo yo. Y es que nuestro cuerpo es la más avanzada de las máquinas, una obra de ingeniería inigualable. Pensad por un momento en algo que funcione con la regularidad, el rigor y la exactitud que un cuerpo humano. Podríais pensar en alguna máquina como un coche, por ejemplo. Y ahora pensad en un coche que se reprodujera con los de su especie, que para sobrevivir solo necesitase alimentos que no son escasos y que como residuos solo genere heces y agüita amarilla. Ya sé que es inverosímil, pero la imaginación da para eso y mucho más. Aún así, le faltaría lo más bonito que tenemos: el cerebro, órgano que nos confiere sentimientos, sensaciones y emociones. El hombre es como una cadena de montaje con 20 billones de tuercas, correas, tornillos, bielas, rieles y ruedas dentadas; pero engrasada con un aceite del que no venden en las tiendas.

No sé de qué manera Carlos y yo nos percatamos de que todos los seres humanos tenemos en común esos 20 billones de células, hecho que nos hace poseedores de cuerpos que funcionan igual, trabajan igual, reaccionan de igual manera ante lo externo. Si te cortas tú y si se corta un judío pasa lo mismo: de vuestra piel brotará la sangre. Si algo se te mete en el ojo y si algo se le mete en el ojo a un musulmán pasa lo mismo: vuestros ojos derramarán una lágrima para extraer el ente extraño. Así, llegamos a la conclusión de que todo lo que nos separa, lo que nos hace diferentes, se esconde en la manera en la que damos respuesta a la siguiente pregunta: ¿Cómo ha alcanzado el cuerpo humano esta cota de perfección? Yo creo que gracias a la evolución, aunque me resulte un poco difícil de explicar y haya pasos que no tengo del todo claro cómo debieron ocurrir. Otros, y dependiendo de su religión, responderán a esta pregunta de diferentes maneras. Los cristianos dirán que a partir de Adán, criatura de Dios, y de Eva, creada a partir de una costilla de Adán, descendemos todos los demás; por lo que el responsable de esa perfección es Dios. Así, las religiones se han valido de los huecos que aún hoy deja la ciencia para instalarse y echar unas raíces fuertes en la historia, pero algo endebles si uno se enfrenta a ellas desde la razón.

Así, tú y yo solo somos diferentes por lo que tenemos de aprendedores. Y no hay más. Es la cultura la diferencia y la biología lo común.

Entonces, si lo que compartimos es mucho más grande y numeroso que lo que nos diferencia ¿cómo lo ínfimo ha llegado a ser tan poderoso?

Para concluir he de decir que he buscado la cantidad de células que tiene el cuerpo. Las cifras oscilan, pero las estimaciones suelen estar en torno a los 75 y 100 billones de células, como nos cuenta Antonio Joaquín García en el artículo “Muerte súbita”, publicado en elpais.com.co. Lo que Carlos había leído en realidad era este artículo de El País titulado “En busca de una teoría del cáncer“, en el que aparece la siguiente cifra: en una célula hay 20.000 genes.

Increíble, pero cierto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s