Psiquiátrico La Barranca

Estándar

Ayer no tuvimos nada mejor que hacer que irnos doce personas a un psiquiátrico abandonado en La Barranca.

Sabíamos que íbamos a subir desde hace unos días y la verdad es que tenía ganas. No soy cagueta, pero me encanta que me den sustos y gritar y pasarlo mal. Me divierto un montón, así que el plan me apetecía muchísimo.

Lo organizamos todo para ir el sábado por la noche. Habíamos quedado con unos amigos que conocían el lugar y que nos guiaron hasta allí.

Cuando estuvimos delante del psiquiátrico, sin haberlo visto aún, O’Grady paró el coche, sacó la mano por la ventanilla y señaló arriba en la colina. Ahí estaba el edificio. Impactante, tétrico, derruido, enorme. Para acceder a él solo había que pasar por encima de una valla que un día medía un par de metros. Tras cruzar la valla ya estábamos en el recinto del psiquiátrico.

La de anoche fue una noche oscura, cerrada y nebulosa; aunque la niebla no era densa.

Fuimos caminando acercándonos al edificio y mientras reconociendo la zona. Había muchos contenedores de basura y algunos graffitis en las paredes, uno de ellos con la forma de un hombre y a tamaño real. Ese fue el primer susto.

Avanzamos un poco más y ya estábamos en una de las múltiples puertas de acceso. Justo antes de llegar a la puerta, una de las chicas dijo haber visto luz en una de las ventanas. No le dimos más importancia, aunque fue la primera señal.

Entramos, por fin. Reconocimos el primer piso, subimos al segundo, dimos una vuelta, subimos por la escalera de incendios al tercero; y desde ahí bajamos al primero de nuevo para pasar al otro edificio. Entramos en el anexo, lo inspeccionamos, bajamos a la planta baja en la que había un pasadizo estrecho y bajo por el que entramos. Volvimos a salir, subimos a la segunda planata y pasamos hacia el otro edifico por donde estaban conectados.

Al llegar al otro edificio empezamos a oir voces y a ver cosas extrañas como espuma de pelo en el suelo y sobre dos maderos colocados a modo de cruz. No le dimos importancia, más de la necesaria. De repente, escuchamos unos coches que venían. Ambos pararon, estuvieron un rato mirando, uno dio la vuelta y se fue y el otro se quedó. Teníamos visita. Mientras mirábamos lo que hacían los coches, unas brasas calleron desde el piso de arriba por un agujero en el suelo. Justo calleron sobre la espuma y empezó a arder. Marta estaba cagadita de miedo. Chavi, para tranquilizarla, le dijo algo. Marta se calmó un poco.

Decidimos que, como había alguien en el edificio, lo mejor era largarse y no molestar. Bajamos hasta la primera planta, salimos y nos reunimos en la entrada. Decidimos buscar las cremadoras que estaban en el sótano. O’Grady creía recordar que estaban cerca de la primera entrada. Cuando íbamos a entrar, vimos un cigarro en una ventan en la oscuridad. Así quedó claro que había alguien y que debíamos irnos. Se empeñaron en entrar. Entramos, reconocimos la zona, vimos que había algo así como una sala de proyecciones y luego salimos a la terraza. Caminamos a lo largo de la terraza y cuando volvimos a entrar en el edificio alguien tiró un ladrillo, gritaron y pasaron corriendo a nuestro lado. No los conocíamos, así que nos pusimos a cubierto y, cuando se habían ido, salimos corriendo del edificio. Volvíamos a estar fuera, esta vez cagaditos. Miramos dentro y vimos luces que se movían y se acercaban. Corrimos fuera, saltamos la valla y, tras alguna reflexión que otra y mucho ruido por parte de los intrusos, volvimos a los coches.

No sé cómo pasó exactamente, pero me metí en el coche y esperé a que todos estuvieran cerca. Marta abrió la puerta, pero no se metió. Eso ya fue sospechoso. Los agitadores bajaron. Eran amigos de Dany y nos lo habían preparado todo para que pasásemos miedito. ¡Qué gran trabajo hicieron! Habían llegado un rato antes y lo habían preparado todo. La pena fue que por la lluvia, muchas de las tretas no habían funcionado; pero aún así estuvo muy bien.

Nada de lo que había ocurrido ahí dentro tenía que ver con fenómenos paranormales. Digo esto porque hasta los de Cuarto Mileno han grabado un programa sobre este lugar. En la red he encontrado la página Mundo Parapsicológico, en la que podéis leer un artículo (no os creáis ni la mitad) sobre lo que se ve y se oye en este psiquiátrico.

La verdad es que tengo ganas de volver un día, pero con luz, para reconocer el lugar y verlo con más profundidad, sobre todo porque no subimos a la torre ni vimos la videoteca. Y, por si fuera poco, me han contado que por la zona hay varios edificios abandonados como este y que se pueden visitar. Volveré, os lo aseguro.

Anuncios

11 comentarios en “Psiquiátrico La Barranca

  1. Marta

    Como por diciembre fui a este sitio una noche de viernes con Figue, dos amigas y otro amigo; al amigo le medio engañamos para que nos llevara a la barranca, y el tio se montó una película y se pensaba que ibamos a una rave en medio del campo!!

    Cuando llegamos, por el coche ya habiamos ido hablando de temas de espiritismo y demas (además era la epoca del boom de REC, para más inri) y fue llegar en plena noche, ademas que estaba lloviznando y neblinoso, y ver el edificio desde la carretera (q impone MUCHO) y ahi no se metió ni el tato. Al final acabamos por un camino en medio del monte con 3 linternas, hasta que vimos un cartel de “peligro perros” y dijimos: al coche! y acabamos en la zona de la romería de becerril, viendo las estrellas y ya más tranquilos, sin psiquiátricos cerca. También por lo visto hay un sanatorio de tuberculosos por la zona del puerto de Navacerrada que se ve un poco desde la carretera.

    Una amiga ya había estado en el psiquiátrico con su hermano y otros amigos y nos estuvo contando las historias que les habían pasado. Además a ellos también se las jugó un amigo y les hizo algo creo que con una silla de ruedas abandonada en un sótano.

  2. Laura

    lo de la silla de ruedas fue una jugada un tanto cabrona, fue en la barranca en las escaleras del sotano!
    Ese sitio esta muy bien pero lo que si es verdad que hata hace bien pokito ha estado viviendop gente ahi! pero vamos que son personas reales nada de espiritus!!

    el sanatorio esta en guadarrma alado de la jarosa marta tenemos que ir a ese sitio…. a joe le decimos que hay una rave y ya esta!!!

  3. Marta la cagueta

    buenisma descripcion de la aventura, perfecta, hasta el detalle de ..marta es una miedica, jaja me ha encantado. por tu exacta descripcion puedo comprobar q realmente estabas tranquila y no pasaste tanto miedo . yo no recuerdo ni el orden de como pasó todo! estaba demasiado ocupada en preocuparme por respirar, esto no os lo perdono en la vida, jaja
    muy bueno el blog, sisi, un 10 pikatoust

  4. sk8 black

    ola wenas xD he leido lo del santuario de guadarrama porfavr si sabeis ir en coxe o como sea porfavr intentar indicarme,gracias por adelantado tengo 16 años si alguien sabe ir porfavr informarme me gusta bastante este rollo de exo tengo un equipo de para captar fenomenos paranormales xD algun interesado contacten cnmigo pliss:: sace_board_live@hotmail.com
    bss cuidaros

    • No sabría explicarte exactamente cómo llegar, pero está en Navacerrada, cerca del Hotel La Barranca. En Google Maps veo que está en la calle Linar, frente a una Casa Forestal. Se llega por la M-607. Buena suerte!

  5. jmsonido

    Buenas noches queríamos compartir un vídeo reciente grabado en este mismo lugar,
    Sin querer generar spam, si les gusta le agrademos que lo compartan

    Esperamos que sea de su agrado, un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s