Qué confundida estaba

Estándar

A veces hace falta estar dentro de un elemento para ver cómo funciona. Otras, lo necesario es alejarse, tomar distancia y ver ese elemento desde fuera para poder juzgarlo. Eso puede ocurrir con la radio y más aún en un medio como Onda Madrid y en un momento turbio como el actual.

Hay que estar dentro para conocer lo jodida que está la cosa, lo chungo que es hacerse un hueco en la profesión a menos que conozcas a no sé quién o hayas estado con no sé cuál o seas una monada. Y luego, si entras de pura chorra, lo jodido que es quedarse: contratos basura que duran 6 meses y que, al concluir, te hacen quedarte en la calle un mes y así perder la opción de antigüedad; irregularidades constantes, falta de correlación trabajo-remuneración y otra serie de putadas que cansan y mucho a quienes las padecen.

Yo he tenido suerte: he deparado en un programa con grandes currantes y profesionales y que no solo me forman en la profesión del Periodismo, sino que también en todo lo relacionado con las relaciones laborales. Y es que más sabe el diablo por viejo que por diablo. En más de una chunga se han visto mis compañeros y han aprendido arameo.

Pues bien, ahora en Onda Madrid no solo hay cantidad de personas que no tienen la fijeza, pero que llevan años trabajando en el mismo puesto; sino que los jefes y sus sabuesos se están dedicando a difundir rumores sobre posibles despidos y restructuraciones de plantilla que solo meten miedo en el cuerpo e inmovilizan a la hora de tomar medidas, ya que en esa situación casi cualquiera piensa en su estabilidad laboral.

Otra cosa de la que hablábamos hoy es de cómo en esta radio desaprovechan talentos. Yo veo cada día que mis compañeros dedican horas y horas a su trabajo y no solo eso, sino que encima lo hacen bien. Son divertidos y entretienen a sus oyentes, que es para lo que estamos. Y no es que me lo invente, es que todos los mails que recibimos lo confirman: agradecimientos, más bromas y mucho apoyo es lo que recibimos diariamente.

Una cosa más y no doy más la coña con todo lo que he aprendido hoy. A veces -ya lo he dicho alguna vez aquí- me quejo de que a mí lo que me gusta es la información y de que lo que yo quiero es hacer informativos. Hoy, me han dicho, mientras hablábamos de las capacidades que creemos necesarias para trabajar en la radio, que cualquier persona que hace un programa como el nuestro, un magazine de entretenimiento, abierto e imprevisible; puede en cualquier momento hacer un boletín. Pero que no ocurre lo mismo a la inversa, salvo en contadas ocasiones. Nosotros tenemos la referencia de un par de compañeras de informativos que son muy nerviosas y que reaccionan mal ante la adversidad; y el de un compañero que empezó en un programa como el nuestro y que ahora está en informativos haciendo un muy buen trabajo. Vuelvo a caer en cierto determinismo, pero que conste que esta vez no es mío, porque aún no he tenido tiempo para contrastarlo del todo -no conozco a tanta gente en el medio-.

Así las cosas, solo me queda decir que si os dedicáis al periodismo, BUENA SUERTE.

Anuncios

3 comentarios en “Qué confundida estaba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s