Isola 2008

Estándar

Ayer llegué de Isola 2000, una estación de esquí situada al sur de Francia y encuadrada dentro de los conocidos Alpes Marítimos.

Llevábamos planeando el viaje meses y al final ha merecido la pena. Mucho, mushísimo.

dscn0025.jpg

Lo primero genial que pasó en el viaje fue la inesperada compañía de Marta, una de mis mejores amigas. Vive en Oviedo y nos vemos muy poco. Hablamos de que viniese al viaje, pero al final, por falta de plazas no pudo ser. O eso me hicieron creer los cabritos adorables de mis amigos. Mientras que esperábamos al autobús, Fran me dijo que se había olvidado el cargador del móvil que yo le había pedido encarecidamente que llevase. Se fue a casa a por él y, a la vuelta, venía con otras dos personas en el coche. Una de ellas era su madre, que iba sentada delante. La otra yo creía que era su hermana. Cuando se bajaron del coche para saludar yo me acerqué a ellas. Cuando la supuesta hermana de Fran salió de la parte de atrás y vi que en realidad era Marta aluciné. Primero pensé que había venido a despedirnos -ingenua de mí- y luego ya me di cuenta de que se venía. ¡Cómo me la habían jugado!

Después de la sorpresa nos tuvimos que subir al autobús. Casi 24 horas de viaje hasta la estación. Terrible. Solo diré que fuimos tan apretados de espacio y llenos de maletas que yo pasé una buena parte del trayecto durmiendo sobre un par de maletas que había al final del pasillo, a continuación de la última fila.

Ya en Isola 2000 conocimos nuestro apartamento. Un reducido espacio de unos 25 metros distribuídos en un recibidor, una cocina, un salón, una ducha y un inodoro. Los siete que íbamos a habitar la casa teníamos que dormir en 6 colchones que tuvimos que dividir entre la cocina y el salón. Fuimos a alquilar los equipos de quienes no tenían y a hacer una pequeña compra. En la tienda de alquiler, el único dependiente que hablaba inglés llevaba una chapa en la que se podía leer: “The Beatles sucks”. La madre, menuda bronca le echamos entre Marta y yo. Luego nos reimos un poco de la música francesa y de Carla Bruni. Pobrecillo. Nadie se mete con los Beatles.

Esa noche cenamos pizza y nos fuimos pronto a la cama porque teníamos que tomar fuerzas para la nieve.

El viaje ha sido agotador porque a horas y horas de snow se han sumado salidas, entradas, turismo en Niza -preciosa ciudad- y Mónaco -y la curva-; mucho baile del chiki-chiki, algo de fiesta el último día y la vuelta en autobús. Y el vecino, ¿cómo olvidarlo? Y las pizzas, buenísimas. ¡Uhmmmm, pizza caníbal! Y el grupo, increíble. Creo que no me hubiera podido reir más. Ha sido impresionante. Entre el árabe de Hugo, el ñajas, las tortas en los saltos, el Cari, sus posturas y su forma de contar; y lo locos que estamos todos ha sido un descojone. Siento la palabra, pero no voy a bajar el nivel, que si no el señor del asiento de atrás dejaría de mirarme como si fuese un desecho social y no quiero que eso ocurra.

Cuando creíamos que el viaje había acabado, con sus locuras, quedamos para comer ya en Madrid para celebrar el cumpleaños de Fran. Por cierto, ¡muchísimas felicidades, loco! Comimos en Majadahonda y a las 17 tuvimos que salir corriendo hacia la estación de autobuses de Méndez Álvaro para que Marta pillase el bus de vuelta a casa. Pensábamos que no llegábamos, más aún como pillásemos un poco de atasco. Llegamos a las cinco y media, así que tuvimos tiempo para las últimas fotos y para una despedida de libro: con baile incluído y la aparición del último romántico corriendo tras el autobús. Todo Méndez Álvaro nos miraba y se reía de o con nosotros, no sabemos.

Así, cuando ya ha acabado todo, solo puedo decir que lo repetiría mil veces y que no cambiaría casi nada. Por otro lado, admitir que mi umbral de la suciedad ha subido y que no sé si estoy agradecida o decepcionada. Jajajaja. Menudas sábanas!!! Y el baño… Increíble. Mi madre se moriría del susto. Y pobre Marta, con el umbral tan limitado… Ha sido la que más ha pringado sin duda. Ahora solo me queda montar el vídeo del viaje que, cuando esté terminado, os vincularé para que todos podáis ver.

Ana, Hugo, Chavi, Carol, Marta y Fran: nada hubiese sido lo mismo sin alguno de vosotros. ¡Mil gracias! A ver cuál es la próxima. ¿Roskilde?

Anuncios

3 comentarios en “Isola 2008

  1. Marta

    Wola loca! Me alegro de que lo hayáis pasado genial! Yo regresé ayer y muy bien, lo único que hizo casi todos los días fatal tiempo. Mañana nos vemos, un besooo.

  2. xavi

    Nia’jash de la das’heim nass de’la
    o lo q es lo mismo, te avisé de la teoría de la mierda umbral. gracias a ti meri, ha sido un placer viajar contigo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s