Galletas de la fortuna

Estándar

Hace tiempo que descubrí las galletas de la fortuna, esas que regalan en los restaurantes chinos de Estados Unidos y dentro de las que siempre hay un papel con un mensajito sobre la suerte y el futuro de aquel que parte la galletita en dos.

Estas galletas, que saben igual que los cucuruchos en los que se come el helado, se pueden encontrar en otros comercios y no solo en los restaurantes chinos. Yo las probé por primera vez en los locales que hay debajo de Plaza de España, donde podemos encontrar cantidad de productos de origen oriental.

En uno de estos comercios, al llegar a la caja, tenían una pequeña cesta con varias galletas. Antes de aventurarme a coger una le pregunté a la cajera si podía. Me respondió que sí, así que tomé una cualquier. Abrí el plástico en el que venía envuelta, la sujeté por sus salientes, ejercí un poco de fuerza y se partió por el centro, dejando ver el blanquito trozo de papel que asomaba. El momento tomó cierta solemnidad. Saqué el papel y leí el mensaje mientras me comía uno de los extremos. ¡Uhm, qué bien sabe esto!

Ahora no estoy en casa, donde conservo el papel pegado a la página de la agenda con el día en el que la comí, pero recuerdo a grandes rasgos lo que decía, porque se refería a la superficialidad. Cuando llegue a casa lo pondré al completo. La cuestión es que me pareció muy revelador en ese momento. No es que le diese importancia como previsión de futuro, sino más como consejo.

Como os decía arriba, las galletas de la fortuna son muy conocidas por las películas de Hollywood. Y es que estas galletas, como nos dicen en Wikipedia, no fueron inventadas en China. Sobre el nacimiento de las galletas de la fortuna hay diferentes versiones. Aquí os pongo la explicación que aparece en la Wikipedia:

Las ciudades de San Francisco y Los Ángeles han sido consideradas como las que primero emplearon las galletas de la suerte (fortune cookie). Se dice que el diseñador nipón Makoto Hagiwara del Jardín Japonés del Té del Golden Gate, en San Francisco, fue el primer inventor de la galleta en el año 1909; mientras que a David Jung, fundador de la compañía de fideo chino denominada Hong Kong Noodle Company en Los Ángeles, se le atribuye el invento en el año 1918.

La Court of Historical Review (corte para la revisión histórica) en el año 1983 se decantó por San Francisco. La decisión del jurado sufrió de una larga disputa ya que se ha interpretado como un sesgo del tribunal hacia esta ciudad de Estados Unidos. El debate continúa abierto hoy en día.

Si es que por haber, hay pleitos para todos los gustos. ¿Por qué no consultaron a una galleta de la fortuna quién era el afortunado que había sido el verdadero inventor del preciado dulce? Si la galleta no les daba una respuesta adecuada siempre pueden recurrir a la clásica bola de billar a la que agitas y te da siempre una respuesta sencilla, ¿no?

Actualización:

Lo que decía el mensaje era “Juzga, pero no de acuerdo a la apariencia”. Fue el 28 de diciembre de 2006. Día de los santos inocentes. En la agenda, donde pegué el trozo de papel, escribí la palabra profético al lado. Así que eso fue lo que para mí significo en ese momento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s