Antidemocracia

Estándar

Desde hace un par de días el ambiente en clase está un poco quemado y el motivo es que no hay respeto por las decisiones tomadas democráticamente.

Para marcar las fechas de los exámenes, los profesores que no deciden unilaterlamente la fecha suelen pedir nuestra opinión. El método habitual es escoger algunas fechas y luego votar la que más nos interesa. Pues bien, lo que ha ocurrido últimamente es que cada vez que votamos, alguna empecinada de turno se empeña en tratar de imponer a posteriori la fecha de su devoción, al margen del resto de la clase, de forma egoísta.

Antes de esta semana ya habíamos tenido algún antecedente. Para decidir la fecha del examen de Empresa Periodística hubo una especie de pucherazo: el profesor nos pidió que votásemos la fecha en algún intermedio de clase. Lo que pasó fue que una especie de lobby que tenemos en clase compuesto por 5 listillas manipuladoras decidió una fecha, a su convenciencia, y se la notificó al profesor. Así, al día siguiente el profesor dió por sentado que la habíamos escogido entre todos y nosotros que al final la había puesto él. Pero luego supimos que no había sido así, sino como ya os he comentado.

Por eso, cuando hemos tenido la oportunidad de escoger una fecha en clase hemos visto de qué calaña están hechas algunas. Sobre todo una. Ella. Menuda tipa. “Santa chapa”, como dice Marta, que nos da. Me encantaría meterle un calcetín sucio en la boca. Seguro que alguna vez habéis tenido un compañero de clase así: le encanta hacerse notar, es muy explícita, escandalosa, basta, de voz muy grave, con una lengua que batiría records de velocidad, mientras que su cerebro lleva bastón. Ahí es nada cuando la ves sacarse los mocos y hacer bolitas con total obscenidad y falta de pudor, beber agua o un líquido amarillo micción a cabezazos, echar miradas inquisidoras a todos los que se sientan detrás de ella -toda la clase, porque se sienta en primera fila- o verle el culo, porque los pantalones en los que se embute se bajan mucho más de lo que mis ojos soportan.

Pero eso sigue sin ser lo peor. Lo malo de verdad no es que haya una chica así en clase. Lo malo es que haya un grupo de pusilánimes que le sigan el rollo, que le rian las gracias, que le den la razón.

Hoy un profesor se ha ido diciendo: “Estáis locos”. Y es que durante 10 minutos y después de haber votado ya una fecha, un grupo de chicas ha decidido que la fecha no le gustaba, que les coincidía con un examen (si no era a ellas era a cualquier otra persona) y que había que elegir otra fecha. Sin saber muy bien cómo han dicho que entonces lo hacíamos el cuatro. El profesor ha entendido que había consenso y ha dicho que entonces el cuatro. Por supuesto, nos hemos quejado y entonces ha preguntado soprendido que quién estaba en contra de poner el examen el día 4. Hemos levantado la mano toda la clase salvo esas dictadoras en potencia y claro, lo de que estamos locos tenía sentido.

Anuncios

3 comentarios en “Antidemocracia

  1. Parece que hay gente que necesita un líder a quien seguir, es una lástima esa falta de personalidad. Y lo que es más preocupante es que esos “líderes” que se buscan sean de la peor clase de persona que te puedas encontrar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s