Persépolis de Marjane Satrapi y Vincent Paronnaud

Estándar

Persépolis es literalmente “la ciudad persa”, es decir, Irán. Ahí nació Marjane Satrapi y de la historia de este país nace la obra de la iraní.

Persépolis es ahora también una película de animación dirigida por ella, Marjane Satrapi, y por Vincent Paronnaud a partir de la novela gráfica en cuatro tomos de idéntico título también de Satrapi. Como dato interesante, decir que la película ganó el Premio del Jurado del Festival Internacional de Cine de Cannes de este año, 2007.

Vincent Paronnaud, también conocido como Winshluss, es un historietista y cineasta francés nacido en 1970.

Marjane Satrapi es en la actualidad una mujer de 38 años que vive en París, pero añora Teherán; crea y edita novelas gráficas con cierta frecuencia, trabaja en lo que le gusta y le pagan por ello y ríe cuanto puede porque cree que “la risa es el arma más subversiva de todas”. Satrapi ha seleccionado de los cuatro tomos de Persépolis (novela gráfica) los momentos más esenciales para contar su historia, pasando por todos los estadios de su evolución y revolución como persona; y para contar la historia de su país desde la perspectiva combinada de una niña y de una mujer exiliada.

La pequeña, joven y adolescente Marjane es avispada, reflexiva, crítica, escéptica, sensible y muy inteligente. Vive en Teherán con sus padres, progresistas que viven en un Estado teocrático; asiste al Liceo Francés, es libre, despreocupada y tiene unas enormes anias por conocer. Con 10 años es testigo de la Revolución Iraní de 1979, la cual derrocó al Sha y dio paso a una república islámica y un periodo de libertad que pronto se tornó en más represión y negación de libertades; y una guerra con el país vecino, Irak.

Será su lengua endiablada y rápida y sus críticas hacia la hipocresía de los educadores con los que se topa en la escuala, los padres de Marjane se ven obligados a enviarla a estudiar al extranjero, concretamente a Viena, donde también asistirá al Liceo Francés. Allí, en Austria se siente rechazada por unos, interesante para otros, vive con monjas alemanas a las que detesta y que terminan echándola. No tiene familia ni a dónde ir. Pasará por varias casas hasta asentarse definitivamente con una señora acomodada y su perro. Se enamora, se desenamora, se vuelve a enamorar, la traicionan y al final vuelve a Irán.

La película está genial. Es real, es sencilla y es cercana. Cualquiera puede ver en Marjane a una heroína de cómic moderna: rebelde, fuerte, sufre pero sale reforzada, amante, preocupada por los demás, defensora de la justicia. Vamos, todo lo que necesita un verdadero héroe y más. Ya le gustaría a Superman o Batman. Que utilice mayoritariamente el blanco y negro para plasmar toda la historia le da un toque de tristeza y oscuridad que el conjunto se merece en cierta manera, por eso no desentona ni parece chocante.

Lo mejor es sin duda que la cinta no solo nos cuenta una historia entretenida e intersante, sino que es pura historia. Cierto que solo ofrece una de las muchas perspectivas de la historia reciente de Irán, pero al ser la más cercana a la libertad, a los derechos humanos y más alejada del integrismo es con la que me quedo. ¿Cuántas veces he dicho “historia”?

Lo único que me puedo decir para recomendar la peli es: “Más Persépolis y menos Shrek“, por analogía a aquel libro de Marinoff.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s