¿Cuándo un acto deja de ser inocente?

Estándar

Ayer salí por la noche con un grupo de conocidos a Kapital, discoteca en la que teníamos una copa gratis. Yo no quería beber alcohol, así que le ofrecí a uno de los chicos que si quería el alcohol de una copa, porque yo quería beber simplemente Red Bull. La oferta le agradó, así que pidió un güisqui/whisky con Red Bull, para él el whisky, para mi la bebida que te da alas.

Hasta ese momento todo avanzaba de forma normal, pero de repente me doy cuenta de que han puesto dos Red Bulls, uno normal y otro light o bajo en azúcar. A la hora de asignar las bebidas adivinar a quién le tocó el Red Bull bajo en azúcar… ¡A mí!

No sé muy bien a quien responsabilizar de esto, si a la camarera (puede que aleatoriamente escogiera una lata light y otra normal) o al conocido que pidió; ni siquiera sé si fue fortuito o casual; o si el chico que me entregó la bebida se fijó o si pidió en concreto una bebida light para mí. Ni idea. La cosa es que si lo hubiera hecho a posta sería o un capullo idiota o un tío borracho que no piensa en las implicaciones de sus demandas.

La cosa no fue a más, no le di más importancia; pero sí que me llamó la atención, como ha quedado patente.

Chicos, una advertencia, no le compréis nunca a una chica algo light a menos que ella expresamente os lo haya pedido, ¿entendido?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s